Connect with us

El placer de los peces en mí

Confesiones SIN CENSURA

El placer de los peces en mí

Todo comenzó cuando estaba revisando el  blog de Juan Bustos y vi una sección llamada “Confesiones sin censura”,  me llamó la atención e ingresé para ver de qué se trataba. Entre las confesiones había una que me causó curiosidad y al mismo tiempo fascinación por el título, se llamaba: En la tina sintiendo el roce de un pez“. Enseguida sentí morbo y placer por saber de qué se trataba.  Confieso que desde el primer momento que leí ese título mi mente sexual cambio por completo.

Lee también: Nicolás, el europeo caliente que me sedujo

Nunca había tenido o leído sobre un fetiche con el que me identificara a tal punto que sólo de imaginarlo me excitara. Quizás las personas pudieran pensar que sentir placer porque un animal te roce, es una enfermedad, pero para mí no es así. Es aprovechar cada experiencia que se presente para experimentar placer.

Cuando comencé a leer la confesión, empecé a sentir un morbo y deseo intenso, no quería perderme ni un detalle que describía la modelo sobre su experiencia durante la grabación del video, solo me llevaba a imaginar y a pensar en la idea de sentir el roce de un pez recorriendo entre mi cola, mi vagina y mi clítoris, dejando sentir esa suavidad y viscosidad, haciendo que la vagina quede completamente mojada y muerta de placer.  

Escribe también: Confesiones sexuales sin censura, y cuéntanos la fantasía o experiencia más erótica que hayas vivido dando clic aquí

A la vez se me hacía una idea más bizarra en la mente, quería imaginarlo de una forma más sexy, placentera y morbosa. Me encantaba la idea de tener en una tina o jacuzzi más de 7 peces recorriendo cada rincón de mi cuerpo, sintiendo ese delicioso roce entre el pez y yo en el agua, tocando cada parte y lugar con su movimiento. El poder tomar uno de ellos y pasarlo por mi pecho, sobre mis senos y pezones de forma circular, bajándolo suavemente por mi ombligo, dejándolo deslizar sobre mi clítoris presionando a su vez hasta mi vagina, logrando mojarme de la manera más placentera y sensacional, dejando que los poros de la piel obtengan ese placer de conectarse con el pez y su viscosa hasta lograr tener uno de los placeres más locos y mojados del fondo de mi mente sexual con sus movimientos, y hacerme sentir un orgasmo fuera de este mundo.

Confieso que amo los fetiches y me fascina experimentar la sensación de hacer cosas diferentes, hasta producir el mayor placer en mí con actos fuera de lo común. Gracias a esa modelo, en mí despertó esa sensación de conectarme con un pez que estaba dormida.

Emy

Por favor comparte en tus redes esta confesión para que otr@s se animen a contar la suya también

Invito a todas las modelos webcam a que se confiesen dando clic aquí y, para conocer las confesiones de otr@s clic acá

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Confesiones SIN CENSURA

Arriba