Connect with us

Las2orillas: Juan Bustos, el profesor de las modelos webcam

Juan Bustos

Especiales

Las2orillas: Juan Bustos, el profesor de las modelos webcam

Esta semana, Las2orillas habló con Juan Bustos sobre lo que lo impulsó a integrarse a la industria del entretenimiento adulto en la web y crear la única universidad para modelos webcam del país.

El periodista Iván Gallo, fue el encargado de darle forma al texto que te dejamos a continuación para que disfrutes:

Una compañera de la U de Antioquia que se ganaba la vida como modelo porno le dio la clave a Juan Bustos de un negocio que crece a punta de sexo y deseo.

Juan no es un comerciante, es un lector de Dostoyevsky. Por eso se ha quebrado cuatro veces. De pronto, si no se hubiera encontrado con Teresa Estupiñan cuando iba en sexto semestre de Filosofía en la Universidad de Antioquia, hoy estaría dando clases y leyendo libros y no sería el gurú de las Webcam en Colombia. Ella era estudiante de Derecho y recibía clases justo en el edificio de al lado. Dos cines, un par de conciertos y un café fueron suficientes para entablar una amistad. Una vez le confesó cómo hacía para pagarse ella sola la carrera, vivir en un confortable apartamento en El Poblado y comprar la ropa que quisiera: era modelo webcam para una página en Estados Unidos. Se ganaba cerca de $ 4 millones mensuales, nada mal para la Medellín del 2003.

Juan Bustos

Dejó los libros de Heidegger y Wittgenstein arremolinados con las cobijas debajo de la cama. Creó en el 2005 JuanX.com, la primera página webcam de Latinoamérica. Un desarrollador web le cobró un millón de pesos, pero la página, según sus propias palabras, quedó hecha una porquería. El sistema chat que conectaría a los usuarios de todas partes del continente con la única modelo que trabajaba para él, nunca funcionó. Tenía que calentar los ánimos de los usuarios a punta de Messenger. La camgirl, a la que le pagaba sueldo mínimo y la mitad de la plata que entraba por los minutos gastados a veces no alcanzaba a cumplir el horario que se requería, así que Juan tenía que usar todos sus recursos literarios e imaginación, hacerse pasar por una mujer y complacer a las decenas de hombres que querían una charla erótica. Era tan bueno en eso, que enamoró a más de uno hasta el punto que los arreglos florales y los chocolates eran regalos que hacían fila frente a la puerta de su apartamento. Pero no sólo eso. Empezó a entrar plata. La publicidad que recibió en revistas de Argentina o Chile le cuadriplicaron las visitas. Llegó a ganar en su mejor momento 30 millones de pesos. Un año después de la apertura de la página tenía 200 modelos conectadas dispuestas a complacer a la exigente demanda de los usuarios del continente.

Pero en su cabeza no cabían los números. Era demasiado joven, confiado. No supo ver que tenía que crecer conforme llegaban los clientes. Pronto su página quedaría devastada por su propio éxito. De un momento a otro había dejado de ser el joven multimillonario con el que siempre había soñado ser para convertirse en otro muchacho arruinado por el fragor de Internet.

Juan Bustos

Otro proyecto de página se cayó por la traición de uno de sus socios. La ruina definitiva era una amenaza que se veía en el horizonte. En medio de su depresión se enamoró de Cristina Millán, una de las modelos webcam más exitosas de la década pasada en el país. Fueron novios y ella le enseñó los secretos del negocio. Los puso en práctica en el proyecto que sería definitivo en su vida, el dominio Juanbustos.com.

Viajó a Rumania, donde viven el 40% de las camgirls del mundo y a Estados Unidos. Le quedó claro que, más que el negocio de mostrar modelos, había era que prepararlas. Por eso se le ocurrió crear la primera universidad del país dedicada a profesionalizar a las chicas que optaran por esta carrera. El diplomado completo consta de 80 horas. Se ven cuatro módulos en los que se estudian los secretos de la sensualidad: baile sensual, exotic y pole dance, juguetes y creatividad sexual y algo mucho más directo: Sexo oral, sexo anal y practicas tabú. El curso completo para camgirls cuesta $3.390.000 y para la gente común y corriente $2.880.000.

Juan Bustos

Los alumnos a las clases presenciales oscilan entre los 20 y los 35 años. Una mujer de esa edad quiso tomar el curso no para volverse millonaria siendo modelo sino, para sorprender a su novio que vive en Australia.

Los profesores son Linda Suarez, la mujer que dio la idea del doctorado. Ella dicta seducción. Es yogui, estudió enfermería y educación física. Enseñando seducción lleva dos años. Carlos Mario es el psicólogo, el hombre encargado de darle la seguridad que necesitan las estudiantes a la hora de enfrentarse a una cámara. Jana Ocampo, experta en video, es la que enseña a escoger el mejor ángulo. Hasta el momento son 50 los estudiantes, la mayoría son mujeres pero también hay población trans. Juan se consolida como un gurú internacional no tanto por su universidad sino por asesorar páginas norteamericanas que lo contratan para mejorar su calidad. Allí aparecen buena parte de las modelos que desde hace dos años se gradúan de su academia.

El mayor deseo de Juan es acumular rápido una fortuna, retirarse y volver a escribir y a leer. Hace unos años publicó una novela, La chateadora pero tiene más historias que contar. Sólo necesita tiempo y ya cree que lo va a tener.

2 Comentarios

2 Comments

  1. lolita

    3 septiembre, 2018 at 3:35 pm

    cuando tendran una en cali quiero ingresar pero vivo en cali

  2. Anaw

    10 septiembre, 2018 at 3:44 pm

    Me encanto.. También amaría volver a tener tiempo de leer y escribir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Especiales

Lo más leído…

Etiquetas

Archivos

Arriba