Connect with us

Las Webcam son la lepra que carcome a Colombia y pone en riesgo a las jóvenes para la esclavitud sexual y la extorsión

Noticias

Las Webcam son la lepra que carcome a Colombia y pone en riesgo a las jóvenes para la esclavitud sexual y la extorsión

Los llamados “Especialistas” de la fiscalía, y las diferentes agencias que “protegen” nuestra sociedad colombiana, proclamaron ante miles de jóvenes universitarios en Armenia, Quindío, que las webcams son la enfermedad del siglo 21, la lepra que carcome nuestras buenas costumbres y que, como un cáncer, se extiende por toda la nación. Profesando una fe ciega, estos pastores de la moral (falsa y mojigata) se pronunciaron: ¡Nos quieren quemar vivos!

Soy Juan Bustos, y desde mis inicios en la industria webcam, me enamoré de esta labor. Durante años me esforcé para hacerle comprender a las la gente de nuestro país, que el modelaje webcam es un trabajo digno, que puede ser realizado de manera profesional en cualquier rincón del país.

Le pregunto a los santos inquisidores de la fiscalía, y a los eclesiásticos de las principales oficinas que tanto se preocupan por el bienestar de los colombianos, si realizaron bien su investigación. Etiquetar a las personas que somos modelos webcam, como portadores de un VIH Social que está acabando con nuestro país, es una valoración que requiere argumentos sólidos y coherentes. No se puede lanzar semejante exclamación desde el pulpito moral, sin acercarse a la comunidad y conocer su realidad.

A estos jueces honestos de nuestro país, les formulo algunas preguntas: ¿Acaso es más digno ver trabajar una persona 15 horas durante un día por un sueldo mínimo, muchas veces sin seguridad social ni prestaciones? ¿No es explotación salarial contratar por horas a un profesor en una universidad al que el dinero no le alcanza para vivir? ¿Es justo que un médico tenga que trabajar 14 horas en un día para ganar dos millones de pesos mensuales, poniendo en riesgo la salud de sus pacientes? ¿Es meritorio que en nuestra nación cualquier profesional egresado de una de nuestras universidades, tenga que conducir un taxi o un Uber porque no encuentra trabajo? A los decentes magistrados les digo que no, este acontecer demuestra el subdesarrollo económico nuestro, y nada tienen que ver con las webcam.

Y tampoco soy ingenuo. Sé que hay estudios que no son profesionales, pero también sé que hay miles de modelos que se esfuerzan día a día por trabajar con arte. Y sí, seguramente como lo menciona el fiscal Ángel Fernando Castro, habrá estudios con instalaciones infrahumanas, donde las jóvenes pueden ser extorsionadas y víctimas de la trata de personas, pero también hay policías corruptos, gobernantes que nos roban y sacerdotes que se aprovechan de los niños, y por eso no afirmamos que todos los policías, líderes y párrocos son deshonestos. De la misma manera, no todos los que laboramos en webcam somos explotadores. ¡No nos encasillen!

El crimen organizado es un tentáculo infectado que se extiende por todos los espacios de nuestra nación. Nos enferma como sociedad, y debe ser atacado de manera seria y responsable, investigando bien a cada una de las esferas del estado colombiano, y no sólo enunciando que los males de los jóvenes de nuestro país son propiciados por la industria webcam, cuando en realidad gracias a esta labor, miles de modelos y sus familias, viven con dignidad porque pueden pagar el arriendo, mercar, estudiar y tener ahorros para comprar una propiedad. Por favor, mayor seriedad.

Reflexión en respuesta al artículo “La industria webcam un espacio de riesgo para la esclavitud sexual, la extorsión y múltiples daños en el Quindío” publicada por el diario El Quindiano.  

5 Comentarios

5 Comments

  1. altsexeskela911

    23 septiembre, 2018 at 1:29 am

    Yo creo que no hay que prestarles atención a ellos como modelo para un estilo de vida sostenible . Por supuesto que sí , a lo que hay que prestarle atención y debemos exigir como ciudadanos , es una regulación al dia , y politicas públicas acorde a nuestro modelo de negocio , el teletrabajo. El tema es que siempre . La regulación de la tecnología , va gateando detrás de la,innovación en la experiencia del ususario . Ellos , que todavia usan el misionero como única practica sexual posible, en su acabada relación matrimonial . Deberian tomarse el tiempo de escucharnos. Pero no, esta es otra de sus dictaduras. Groseros es lo que són .

  2. Juanita

    23 septiembre, 2018 at 9:55 am

    Juan, restémosle importancia a esto. Y como seguidora de ciertos artículos es conveniente acreditar esta “profesión” con temas profundos; técnicos, monetarios… creo que hay mejores temas que llevar.

    • altsexeskela911

      23 septiembre, 2018 at 2:22 pm

      Asi es juanita , por que lo que ellos quieren es desacreditar. Así como,pasa en otros temas. Para que una dictadura se dé , tienen que buscar la forma de argumentar que lo que dice la otra parte , aunque tenga toda la razón, no es cierto . Es como el marido que le dice a la policia , que le pega a su mujer por que esta loca.

  3. Luis García

    24 septiembre, 2018 at 9:27 am

    Este tema es de los más claves e importantes ya que la miopía y odio de los sectores retrógrados de la sociedad colombiana pueden generar jurisprudencia negativa que luego signifique cargas probatorias en procesos de persecución desmedida. Parece que muchos lectores del artículo olvidan por completo el gobierno godo y retrógrado que se instaló en este país por los próximos 4 años… o es que no oyen lo de la dosis personal, la extorsión a los estudios y el envalentonamiento de la policía? ¿Hablamos del mismo país?

  4. Leona

    11 octubre, 2018 at 12:44 pm

    Porque mas bien, no se concentran en los niños y niñas que son violada a diario, para ellos es tan normal pero ser modelo webcam ya es un crimen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Noticias

Video

Nacho Vidal dictó una clase de porno y habló de webcam

Lo más leído…

Webs Amigas

Etiquetas

Archivos

Arriba
Conversa con Nosotros
Enviar