Connect with us

Compartiendo mi bisexualidad a flor de piel

Compartiendo mi bisexualidad a flor de piel

Confesiones SIN CENSURA

Compartiendo mi bisexualidad a flor de piel

Llevo alrededor de 3 años en el mundo camgirl y si hay algo que he aprendido en estos años es a conocerme y a conocer mi bisexualidad. 

Ya he tenido varios encuentros con mujeres y ha sido muy placentero, pero este día dio un giro total a mi sexualidad.

Nos encontrábamos 3 compañeras de trabajo. Era un sábado por la noche y ya estábamos algo agotadas por las transmisiones de la semana. Pedimos a domicilio algo para beber y en este caso fue ron. 

Comenzamos a dialogar y a compartir como era el pensado. La noche avanzaba normal y a la vez el ron hacía sus efectos.

Todos saben que una camgirl tiene juguetes para sus shows, pero esta vez el show sería en PVT solo 3 mujeres y solo dejándose llevar por la curiosidad y el placer.

Tomada de Freepik

Una de ellas, digámosle Juanita, empezó a relatar lo que había hecho con 4 hombres a la vez y yo solo pensaba: “Dios qué perra, pero qué rico”.

 Me imaginaba 4 hombres metiendo sus miembros dentro de su vagina uno por uno y algo dentro de mí cosquilleaba.

La otra compañera algo sumisa solo escuchaba, MUY ATENTA ESO SÍ.

Luego Juana empezó a revisar en sus contactos del WhatsApp y uno por uno nos relataba: “Este me chupó las tetas. A este se lo chupé en una discoteca”.

Para ser sincera, cada vez que avanzaba yo sentía como mi vagina se apretaba y cosquilleaba cada vez más y más. 

Bisexualidad total

Tomada de Freepik

La otra compañera, la sumisa, ya algo pasada por los efectos del ron solo se veía relajada y dispuesta a seguir disfrutando el relato de nuestra amiga Juana.

En un punto de la noche, Juana en medio de la stalkeada a su celular encontró un contacto y dijo: “CON ÉL TENGO UN VIDEO, ¿QUIEREN VER?” y obvio queríamos ver.

Ya mi libido estaba altísimo y solo quería sentir mi vagina estallar de placer. Y sí, como era de esperarse tenía el video de ella chupándole su pene tan deliciosamente y profundo. Jugaba con su lengua y su saliva. A mi me encanta chupar, pero verla a ella era otro nivel.

Ya mi vagina no aguantaba más y quería placer, así que dije:» Uy qué rico, eso me excita» y yo sentía como mis pezones cada vez se ponían rígidos.

Yo observaba sus tetas y miraba a mi compañera sumisa con algo de risa pero muy excitada.

 «¿Alguna vez haz tenido sexo lesbico?»

Fue mi pregunta, a la cual ella respondió:

“Sólo nos hemos besado, pero no más”

«No sabes de lo que te pierdes», respondí yo al saber lo que se sentía tener relaciones con una mujer.

Tomada de Freepik

«Es muy divertido y sobretodo placentero», seguí diciéndole, tratando de incitar el momento, pero ella seguía con su celular.

Quería enseñarnos más y en ese momento ella le habló a uno de sus contactos. Lo único que recuerdo es que era de Buga, Valle del Cauca.

Hicieron una videollamada y no sé porqué no la detuve, solo me deje llevar.

La compañera sumisa solo miraba y lentamente se acomodaba más y más.

“Hola”, se escuchaba al otro lado del celular.

Juanita muy contenta siguió la conversación.

«Estoy con dos amigas, ¿quieres ver?» y  la respuesta del amigo era lógica: 

“Sí, obvio sí”

De la nada y como si fuera lo más natural del mundo solo respondí:

“Hola bebé. ¿Cómo estás?”

¡ESE FUE EL DETONANTE DE TODO!

“Excitado, con dos mujeres tan hermosas como ustedes ¿Quieres ver más?”, dije yo, o más bien habló mi instinto sexual con unas tremendas ganas de tener orgasmos y sentir algo dentro de mi húmeda vagina.

Miré a Juana y a mi amiga sumisa y sin pensarlo dos veces toqué sus pechos y TIENE UNOS TREMENDOS PECHOS, ¡DIOS, QUÉ RICO!

Tomada de Freepik

Solo la sobaba y sentí uno de sus pezones rígidos y sin dudarlo mandé mi lengua allí.

¡Mmmmmmmm!, se escuchó salir de la boca de Juana y yo miré al celular y observaba como el chico se masturbaba viéndonos tocar los pechos.

Le besé los pezones tan rico y el hombre solo se escuchaba respirar hondo. Poco a poco ya los besos no eran en los pezones si no que eran en la boca.

De un momento a otro, la amiga sumisa dijo que quería sentir, que ella nunca había estado con una mujer, así que le dijimos que sí, que sería muy divertido, Y SE UNIÓ SEÑORES.

 Éramos 3 mujeres cachondas en una videollamada con un completo desconocido para la sumisa y para mí. Pero Dios, ¡qué calientes estábamos!

Nueva experiencia: 

Sexo entre mujeres, bisexualidad

Tomada de Freepik

Yo sí sabía lo que hacía y quería ir directo al grano, así que abrí mis piernas y le pregunté a la sumisa si quería probar mi vagina y ella algo tímida dijo que sí y poco a poco lengüeteó mi clítoris… “Sabe rico y está caliente”, decía.

Méteme dedos, le decía yo y ella, muy obediente, ya me la chupaba y me metía dedos a la vez, mientras yo chupaba los ricos pezones de mi amiga Juana.

¿Viste que era divertido? Le decíamos a la sumisa y ella no paraba de chuparme. De solo acordarme mis piernas se aprietan.

Juana ya sin blusa quería jugar más y yo tenía mi Lush en el cajón así que lo saqué y lo encendí.

Lo puse en su clítoris mientras yo se la chupaba toda.

A mí sí que me encanta chupar vaginas y más cuando está rosada, húmeda y palpitante.

Introduje mis dedos una y otra vez, mientras el Lush estaba en su clítoris. Yo le decía:

“ES MUY DIVERTIDO, TE LO DIJE”, y ella decía: “Sí sí, qué rico, es muy divertido”

Disfrutando mi bisexualidad:

Tomada de Freepik

La sumisa seguía entretenida con mi vagina y lo hacía tan bien que, ya yo quería sentirla, así que hice que se acomodara con mi amiga y mientras cuadramos el ángulo del celular para que aquel amigo caleño disfrutara de una mejor vista.

Les dije: “Esta es mi fantasía: tener dos mujeres hermosas con tetas grandes solo para mí, Y A LAS DOS CON MIS DEDOS ADENTRO A LA VEZ”

¡Dios, qué rico se sentía!, a una se la chupaba y a otra le metía mis dedos y jugaba con el Lush.

Ya más que por la llamada estábamos era en serio CACHONDAS Y QUERÍAMOS CORRERNOS MUCHO.

trío

Tomada de Freepik

Es más, nos olvidamos un poco del amigo y seguimos el cuento solo las 3.

Hicimos una fila india, así en orden, solo que esta vez teníamos que poner nuestras lenguas en el clítoris de la otra. Éramos 3 mujeres sedientas de placer, chupando sus vulvas e introduciendo sus dedos.

Yo siempre he sido muy caliente y ese día no fue la excepción.

Sentía el orgasmo cerca y Juana me chupaba cada vez más rico, así que la obligue a que introdujera el Lush en el nivel máximo y me la siguiera chupando. Y sí, LO HIZO Y A MI ME HIZO EXPLOTAR DE PLACER.

Un enorme chorro salió de mi vagina y solo veía su cara de placer y la risa tímida de mi amiguita sumisa.

Yo, satisfecha, quería ver cómo cada una de ellas sentía lo mismo que yo y siguieron jugando con sus lenguas y sus dedos rápidamente. Se sentía el ambiente tenso, MUY TENSO.

Hasta que una de ellas dijo:

“JUEPUTA, QUÉ RICO Y SAZ”

Tremendo chorro soltó. Ese día fue de locos.

Juana, muy feliz,  finalizó la videollamada con el caleño y solo nos miramos y brindamos una vez más diciendo:

¡QUÉ VIVA LA DIVERSIÓN!

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Confesiones SIN CENSURA

Recomendado

Aida Cortes En Caliente con Juan Bustos

Podcast

Maestro del sadismo

Lo más leído…

Etiquetas

Archivos

Arriba
Conversa con Nosotros
Enviar