Connect with us

Una noche de juegos eróticos con esa chica

Una noche de juegos eróticos con esa chica

Confesiones SIN CENSURA

Una noche de juegos eróticos con esa chica

Honestamente nunca he negado mi sexualidad y que me gustan tanto los hombres como las mujeres, aunque hasta ese entonces nunca había estado con una chica.

Y no, no es una historia de amor, si no algo más de exploración, de conocer, de probar.

En ese entonces tenía una nueva amiga con la cual me llevaba muy bien. Un fin de semana me escribió y me invitó a su casa para hacer una especie de pijamada, me puse nerviosa, jamás asistí a una, pero sin titubear dije que sí.

No puedo negar que me parecía hermosa, tal vez llamaba un poco mi atención, pero jamás me sobrepasé, hasta esa noche claro.

Llegué a su casa alrededor de las 9:00 pm, compramos un par de tragos, algo de cerveza, sangría, más algo de comida y dulce. Después de esto buscamos una película de terror, casualmente esa noche no había nadie en su casa así que nos sentamos en el sofá de su sala.

Pasada unas cuantas horas viendo una serie de películas ella se recostó en mis piernas, tomé una palomita de maíz y la lleve a su boca, pero creo que calculé un poco mal porque mi dedo terminó en su boca. Yo me iba a disculpar, pero ella solo río y comenzó a chuparlo.

Tomada de Freepik

No sé porqué, pero aquello me gustaba, sentía sus labios y su lengua húmeda en mi dedo , como pasaba por él una y otra vez. Se detuvo y se sentó de nuevo a mi lado, se acercó un poco hasta quedar frente a frente, no lo pude soportar solo miraba sus labios así que me lancé a ella para besarla. 

Allí justo allí pude sentir lo suave que eran sus labios, metió su lengua en mi boca así que pensé: “puede suceder más”.

Por un segundo quedé congelada, ella me tomó del cuello, me miró y escupió en mi boca abierta, me encanto su sabor.

Comencé a tocarla lentamente, pasé mis manos por todo su cuerpo, sus piernas, fui subiendo por sus glúteos, luego su espalda y terminé tocando sus senos, apreté un poco y con mis dedos pellizqué suavemente sus pezones, wao sí que tenía lindos senos, blancos, pezón rosa claro, tuve que lamerlos, se veían tan bien.

Tomada de Freepik

Ya entonces estábamos lo suficientemente calientes. Tanto ella como yo usábamos un top junto a un short corto, así que ella tomó mi short y comenzó a bajarlo junto a mi panty.

Al tenerme totalmente desnuda yo hice lo mismo, le quité prenda por prenda, top, short, panty. Ella en un segundo me giró, me puso en cuatro, abrió mis glúteos y pasó su lengua por mi ano por unos minutos.

Después de ello, me giró de nuevo y se agachó frente a mi, abrió mis piernas, y acercó su cabeza a mi vagina, se lamió dos dedos y los pasó suave entre los labios de mi vagina. Luego acercó su lengua con un movimiento de arriba hacia abajo lamiéndole completamente una y otra vez , repitiendo ese movimiento de arriba hacia abajo, haciendo un pequeño círculo después , se sentía delicioso. En un segundo metió un poco su lengua dentro de mi vagina, y lo repitió un par de veces más, yo en ese momento solo quería que me masturbara o poder masturbarla y probarla a ella.

Pasado un rato me quité y la tiré contra el mueble, me subí sobre ella, pasé mi lengua por su cuello y fui bajando por su pecho. Lamí nuevamente sus pezones y continúe mi camino por su abdomen, hasta que llegue a su vagina, le escupí en ella y pasé mi mano sobre la saliva y así comencé a acariciar su clítoris haciendo un poco de presión. 

Freepik

Con mi otra mano apreté un poco su muslo, me agaché un poco más para poder probarla, pasé mi lengua por su vagina lento – rápido , lento – rápido , hasta que solo pensé en meter mis dedos en ella. En ese momento ella curveaba un poco su espalda, jadeaba y gemía algo suave, lo tomé como una invitación a seguir.

Separé un poco más sus piernas, la miré a los ojos, llevé mi dedo a su boca, lo lamió y después de eso lo moví un poco entre los labios de su vagina. Me abrí paso y lo introduje lentamente en ella, no quería lastimarla; sí que se sentía caliente allí adentro.

Comencé a masturbarla, no contenta con un solo dedo quise intentarlo con otro más, sin darnos cuenta ya tenia tres dedos dentro de su vagina, comencé a hacer un movimiento suave de adentro hacia afuera presionando un poco cuando entraba, me pidió hacerlo más rápido, así que continúe aumentando la velocidad.

Por un instante pensé que ya era todo, pues me dijo detente, hazte a mi lado. Bueno, yo paré y me senté junto a ella.

En ese momento,  ella llevo su mano a mí y continuamos jugando solo que esta vez ella me masturbaba a mi y yo a ella, sentía sus dedos sus movimientos, su sudor, sus jugos cayendo por mi mano entre mis dedos, y claro ella los míos, el placer de vernos, sentirnos, tocar sus senos, ver como rebotaban, era tanto que terminamos teniendo un orgasmo juntas.

Al terminar, ella llevó sus dedos rápidamente hacia arriba y los lamió por una última vez, no fue el último juego que tuvimos después de ello, pero si el primero que me confirmó lo placentero que es experimentar.

Más en Confesiones SIN CENSURA

 

 

Recomendado

Aida Cortes En Caliente con Juan Bustos

Lo más leído…

Etiquetas

Archivos

Arriba
Conversa con Nosotros
Enviar