Connect with us

Quiero hacer gemir a un hombre

Confesiones SIN CENSURA

Quiero hacer gemir a un hombre

Como modelo webcam uno empieza a descubrir los secretos y fantasías más oscuras de nuestra mente. Comienzas a pensar qué quieres y cómo lo quieres.

Empiezas a saborear nuevas sensaciones, olores y sabores que antes no eras capaz de sentir y disfrutar. Soy modelo desde hace un tiempo y he pensado que más allá de un show a solas deseo hacer uno en pareja.

Cuando dices esto pensarías ¿Un show en pareja? ¡Qué cosa tan habitual! Sin embargo, lo que yo quiero es sometimiento. Ser una Mistress y tener a un hombre como sumiso. Les contaré:

hombre

Me imagino vestida de látex, tener una fusta en una mano y en la otra una correa. En el extremo de ella el cuello de mi sumiso, quien no sabe qué va a pasar.

Está allí arrodillado esperando por mis sutiles y firmes gestos para hacer lo que me plazca. Con un movimiento le mando a que se monte en la cama. Está en cuatro, no quiero que me mire, está fuera de lugar hacerlo; soy su ama y debe cumplir.

Tomo una soga y le presiono el torso a la cama, y le obligo a poner sus manos detrás de la espalda para atarlo. Él no sabía que lo haría mi sumiso. En mi fantasía lo engañé para ir a mi apartamento a verme hacer el show especial que le había prometido. Todo se transmite, el tiempo corre y yo solo quiero que él sea el centro de atención.

Allí en esa cama con él atado, empiezo a jugar con su pene, a darle pequeños pellizcos en sus genitales. Suavemente, voy subiendo a su culo con mis manos, lo toco y el gime. Como no me gusta su gesto de ¿Qué estás haciendo? Le pongo una mordaza en la boca. Veamos si se sigue quejando.

Paso por sus testículos un poco de hielo de una copa que había preparado al lado de la cama. El frío le hace retorcerse y luego, lanzo mi lengua en ellos. Están gélidos, pero me encanta sentirlos así. Me dejo llevar lamiendo y llego a ano, donde empiezo a juguetear con mi lengua y mis dedos que acarician su culo. Le escupo, quiero sentir más de mí en él, tomo un poco de lubricante anal; él no lo espera, pero comienza a disfrutar de aquella experiencia. Es mío y haré lo que quiera, así que unto de ese líquido en mis dedos y en su culo, ahora ya sabe lo que viene, no quiere, pero no tiene opciones, él sabía que viviría una experiencia distinta, solo que no sabía cuál.

Con su culo y mis dedos untados comienza el juego. Quiere hablarme, pero la mordaza en su boca no se lo permite, así que continúo y le pego con mi fusta para que entienda que haré lo que quiera. Comienzo entonces a jugar con mis dedos en ese pequeño orificio cerrado que se asomaba ante mí, me llamaba y me excitaba.

Poco a poco empiezo a ingresar la punta de uno de mis dedos, es tan rico, apretado. Puedo imaginar que así se debe sentir un hombre al coger a una mujer en el culo, es rico ser quien mande. La sensación me abruma, me mojo y sigo metiendo mi dedo al punto máximo, él gime pero ya no es una queja, decidió dejarse llevar por el momento.

Saco mis dedos y me pongo frente a él. Su cara es un poema. Tomo un poco de mi lubricación y se la muestro, la paso por su cara y su boca, es hora de quitarle la mordaza para que pueda saborearme.

Ahora quiero más. Tomo un dildo y lo meto en su boca hasta casi ahogarlo para que salga bien empapado. Quiero escucharlo gritar, así que empiezo a jugar con el dildo en su culo, lo lleno bien de lubricante y empiezo a meterlo para escuchar suaves gemidos.

Mi querido dildo se va metiendo en su trasero apretado, comencé suave pero ahora lo quiero más fuerte. Lo meto todo en su culo para escuchar como grita y me pide que pare, pero ahora lo hago más fuerte. Lo tomo por el cabello y hago que se meta aún más, el grita y gime, le duele pero le gusta. Dejaré su culo muy adolorido para mi placer en cámara.

Esa es mi fantasía.

Por favor comparte en tus redes esta confesión para que otr@s se animen a contar la suya también

Invito a todas las modelos webcam a que se confiesen dando clic aquí y, para conocer las confesiones de otr@s clic acá

Sara Owens

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Confesiones SIN CENSURA

Lo más leído…

Etiquetas

Archivos

Arriba