Connect with us

Mentiras y verdades que debes conocer sobre el flujo vaginal

Modelos

Mentiras y verdades que debes conocer sobre el flujo vaginal

Los mitos y cuentos caseros, rodean casi todo en la vida, y el flujo vaginal no se salva de ninguno. Tanto en remedios, cremas, cuidado, como del por qué pasa algo son parte de la cultura sobre nuestro cuerpo.

Hay motivos reales y otros son creencias, costumbres o simples conclusiones de la tatarabuela que se ha mantenido por décadas. Por eso queremos mostrarte los mitos y realidades sobre tu flujo vaginal:

Flujo abundante ¿Estoy enferma?

¡Eh, no! Tener flujo vaginal abundante no significa que estés enferma o que tengas algún problema infeccioso.

Es algo normal; se trata de la liberación de mucosa que tu vagina expulsa de forma natural. Mientras no haya color amarillento ni olor desagradable, todo marcha bien. Así que no creas en esos cuentos de que flujo es igual a enfermedad.

Flujo

¿Flujo en el embarazo? ¡Algo anda mal!

Totalmente falso, no creas que si estás embarazada y tienes flujo abundante, quiere decir que algo anda grave.  ¿La verdad? Si decides tener un bebé y durante ese tiempo tienes flujo vaginal, alégrate. Tener flujo durante el embarazo te ayuda a evitar infecciones y te protege en todo el proceso.

¡Sólo si estoy en mis días fértiles debo tener flujo!

También es falso. En cada etapa o ciclo en que te encuentres  hormonalmente, tendrá expulsión de flujo vaginal. No es cierto que cada cierto tiempo sí, y en otros no. Así no funciona. Siempre hay expulsión de flujo y es algo bueno.

¿Y si no lubrico, estoy mal?

No, todo marcha bien contigo. Simplemente no eres de las mujeres que cuando tiene sexo o cuando se quiere masturbar, se empapa. Para eso hay una solución. Compra lubricantes y disfruta de tu sexualidad sin complejos y sin forzar nada cuando estés seca.

¿Y los olores siempre son fuertes?

Es relativo, muchas veces el olor es neutro, fuerte o indoloro. No es cierto que el olor es desagradable y debe ser fuerte. Es dependiendo el cuidado que tengas, hasta en la comida que ingieres.

Flujo

¿La alimentación no perjudica mi flujo?

Claro que sí, tú alimentación se refleja en el color y olor de tu flujo. Por eso es recomendable que te alimentes bien. Si tus comidas son chatarras y frituras, probablemente tu flujo será desagradable.

De cualquier forma, siempre es bueno que te realices chequeos con tu especialista de confianza, quien te dirá si todo está bien con esta zona de tu cuerpo. Es importante que no te automediques o realices duchas vaginales si no están indicadas por un médico especialista. 

Igualmente, si notas un color amarillento en el flujo, es importante que tomes las precauciones necesarias.

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Modelos

Lo más leído…

Webs Amigas

Etiquetas

Archivos

Arriba